Entrar

 
usuario
 
 
 
Cerrar

registro




Idioma en el que deseas que Meubook se comunique contigo.

 
  • Identifícate
  • Regístrate

 

en
precio
12.50 €
tipo de artículo
categoría
formato
valoración

0/5 (0 votos)

Ilustrador: Mar Cosías Gila y María José Cordero López
ISBN-13: 978-84-96755-74-1
CDU: 821.134.2-1
Editorial: A Fortiori Editorial
Edición:
Lugar de edición: Bilbao, 2010
Idioma: Castellano
Nº de páginas: 64
Alto (en cm): 17
Ancho (en cm): 14
Colección: Poesía
Encuadernación: rústica
¿Te gusta este producto?
  • Currently 0.00/5

0.0/5 (0 votos)

características

Pensarás sin duda, después de leer el título, que el protagonista de este libro es un príncipe,y podrías enfadarte mucho si no encuentras entre estos poemas uno de verdad. Uno de esos que va a caballo a todos lados, limpio e inmaculado, un príncipe valiente que sale de su castillo para luchar contra enormes dragones y rescatar a princesas. Sin embargo en este libro no vas a encontrar dragones, castillos o princesas. O mejor dicho, sí que los encontrarás, pero dragones inofensivos y pequeños,castillos de arena y princesas que comen mosquitos. Tampoco encontrarás uno de esos príncipes de cuento. Lo que si encontrarás será algún que otro cocodrilo. Pero cocodrilos en el papel de cocodrilos, puedes quedarte en paz.



Entonces ¿quién es el príncipe Z? El príncipe Z es un príncipe diferente. Su reino no es más grande que el tuyo y el mío, y sus vasallos y visires pueden contarse con los dedos de las manos. Su palacio no ocupa más de cien metros cuadrados, y se parece mucho a tu casa, o a la mía. Es un príncipe valiente, pero al que le dan mucho miedo las brujas y los fantasmas, como a ti y como a mí. Y los cocodrilos, por supuesto. Es valiente porque no le importa reconocer que a veces tiembla de miedo, y otras veces siente cómo un globo se infla en su garganta y le dan ganas de llorar. Z es valiente porque no esconde nada, y eso le hace más valiente que aquellos mojigatos que aguantan el tipo delante de un dragón en vez de echar a correr. ¡Qué tontería!